Barrancos: “En campaña el tema del aborto es considerado tabú”

Dora-696x522

Siempre tuvo una agenda muy abultada pero dice que ahora es un “escándalo”. Vuelve a su casa de Floresta, donde vivió desde que volvió de su exilio en Brasil, durante la dictadura. “Es una casa con buena vibra, que comparto con mi marido desde hace 44 años, y la loca gata Lola”, comenta de regreso de la Universidad del Oeste. De Dora Beatriz Barrancos –78 años, investigadora, socióloga e historiadora– se sabe que escribe desde siempre sobre las mujeres pero poco se conoce que fue legisladora porteña en 1994 por el Frente Grande. Su padre era antiperonista, pero ella se dio vuelta. “Mi viejo era un liberal socialista, muy justiciero, lo tengo en mi mapa cultu-genético, mi madre también tenía principios muy profundos. A mí me transformó Operación Masacre de Rodolfo Walsh, eso me hizo de ‘entendedera de este lado’”, dice en diálogo con esta periodista.

–¿Entonces la grieta siempre existió?

–Por supuesto, esa invención semántica de cierto periodista.. la vida social es de grieta sino se hubiera resuelto ya el dominio del capitalismo sobre los trabajadores. La grieta está dada por el propio patriarcado. La política no es consenso, como dice (Jacques) Ranciére.

–Cuando se anunció su candidatura a senadora por CABA hubo quien lamentó que no la hubieran puesto en primer lugar.

–Entiendo ese derrame de cariño. Una sabe, intuye, soy un mix de lo académico y lo militante, muy latinoamericano, las feministas académicas tienen conductas de movilización política, es diferente a las feministas norteamericanas. Pero para mí fue inesperada la solicitud. Cuando me preguntaban respondía que este año estaba dispuesta a brindar el 30 por ciento de mi vida útil diaria para terminar con esta penumbra, estoy decidida a ser apoyo y fuerza, he andado por el interior por motivos de cierta aptitud académica y militante. Me iba a Montevideo para una conferencia de la Asociación de Historiadores el viernes, volví el sábado y fui a firmar. No puedo decir quién me convocó, es una querida figura feminista muy vinculada a Cristina.

–¿Es consciente de que tiene pocas posibilidades reales de acceder a la banca?

–Claro, mi candidatura es super testimonial pero eso no quiere decir que no le vaya a poner toda la energía. Tal como están las cosas, la chances de llegar al Senado no se nos escapa que son limitadas, pero esa es la gracia. Lo haré como si fuera titular, estoy muy contenta de acompañar a Mariano (Recalde). Le tengo un cariño particular, hizo una gran gestión en Aerolíneas, es un tipo impoluto en materia de honestidad, rechazó todas las insinuaciones de inconducta, y es una figura de mucha convicción en sus principios.

–¿Tuvo algún cargo en el pasado?

–Fui diputada por la Ciudad de Buenos Aires, primero legisladora. Fui parte de las legisladoras feministas que llegamos con la autonomía, nos recuerdan por ciertas conductas de enorme adhesión a los principios feministas, fue por el Frepaso.

–¿El tema del aborto es pianta votos?

–Eso dicen, es tabú. De mi parte lo digo en cualquier ocasión que me abordan los medios, hemos consagrado gran parte de nuestra militancia reciente a la procura de la ley y no abdicaremos en ningún momento por ningún tipo de condicionamiento.

–El candidato a presidente Alberto Fernández dijo que no había apuro con el asunto.

–Hay que ponerse en su perspectiva. Alberto habrá cavilado sobre la índole de las preguntas que van a venirle. Lo analicé bien, no dijo que no había que hacerlo, dijo ‘yo tengo 20 años cátedra en materia de derecho penal y vengo sosteniendo esto’. Más que nada lo que planteó es ‘no tengo ganas de tratar esto en este momento’. Cuando Cristina dijo en Clacso, ‘tenemos que hacer un frente, que no sean sólo verdes sino también celestes, es un acto político importante. Pero no dijo no. En este momento para el frente tienen que estar todas las posiciones, incluidas estas posiciones tan radicalizadas contrarias. Ahora, a nosotras nos compete otra cuestión.

–¿Cuál?

–Son dimensiones actorales diferentes. Voy a decirlo con mucha prudencia, creo que hubo una reserva de no meter baza sobre un problema que divide aguas, eso no significa que otras figuras que hemos sido convocadas nos abstengamos de opinión directa sobre esto. Entiendo la ocasión del discurso de llamamiento a un frente, no puede pivotear sobre una circunstancia que divide aguas. Es ingresar a un plano de interpretación sobre estas dos figuras, Alberto y Cristina. Ahora, hacia abajo a quienes hemos sido convocados para esta fragua no podemos de ninguna manera abdicar ni disimular ni tener reservas sobre lo que pensamos y sobre lo que vamos a batallar.

–Más allá de las estrategias de campaña, el votante tiene derecho a saber.

–Por eso digo, conmigo no va a haber equivoco ninguno. Esa señora si llega será fragorosa defensora de las autonomías de los cuerpos, de los derechos fundamentales de las mujeres, de que el Estado nos devuelva el derecho a la sexualidad.

–¿Cómo se sentiría si en un futuro gobierno del Frente de Todos no sale la ley?

–Nosotras vamos a empujar la ley bajo cualquier circunstancia, donde radica toda mi apuesta y optimismo es a que gane el Frente. Y ahí volveremos a analizar, no se nos escapa que siempre hay adversarios. No he podido ver las composiciones de las listas.

–Salvo en la izquierda, hay celestes en todas.

–Espero que lleguen al Congreso muchos pañuelos verdes, es mi apuesta. Se han mezclado los colores, pero en el área de la Ciudad la representación es clara. Mariano tiene opinión clara, Barrancos también. Para las fuerzas conservadoras también hay excepciones. Lousteau puso como condición ir acompañado por una figura favorable, se ve la militancia de su mujer. Y a Lipovetsky lo sacaron porque son liberales sólo en lo económico.

–¿Conoce la posición del candidato Eduardo Valdés?

–Me hizo una entrevista para la radio. Conozco su posición, está muy vinculado al Papa, cosa que no es un pecado porque en realidad para nosotros el Papa es diástole y sístole, tiene una sincera enjundia sobre la situación de los pobres, y bueno, como todo Papa tiene una formulación contraria al aborto. Sería extraordinario que cambiara de posición, pero no está dentro de lo expectable. Juan Grabois tampoco es favorable, pero tengo consideración por su personalidad militante aunque en otros aspectos no coincidimos para nada.

–¿Ahora con Massa ganan en primera vuelta?

–Ojalá, tengo una apuesta doble contra sencillo. Es una sumatoria, que le vamos a hacer, los frentes son así, una composición heterogénea. Debía tener cabida Massa y hay votos que aporta. Los frente populares en la época del nazi fascismo eran altamente heterogéneos, tenían varios combustibles. Es un frente en un momento crítico, crucial, donde hay que superar una de las situaciones más aciagas desde la dictadura. Me permito decir que es más aciago este momento que lo que fue Menem. El carácter cínico de esta vida falsamente republicana es tremendo.

–¿Es cierto que su mandato ya había caducado cuando renunció al Conicet?

–Me podía haber quedado cómodamente en mi sillón. Le había advertido al ex ministro que me iría si no salía el decreto de sustitución mía, pero no salía. Esperé exactamente el año y me fui. Estaba fuera de mandato desde julio, lo tenía prorrogado. En el inicio del año se trataban los ingresos al Conicet, hubiera sido una catástrofe y una deserción si me iba en ese momento. En la vida no todo son rosas, alguien tiene que decir algo, mi tranquilidad de conciencia es absoluta.

–Según datos del centro CIFRA-CTA los salarios de investigadores y becarios del Conicet empezaron a bajar ya desde 2009. 

–No es verdad que los salarios empezaron a bajar desde 2009, el deterioro de los salarios comenzó hacia el final del mandato, hubo una jerarquización incluso. No conozco esos datos pero la caída fue brutal con este gobierno.

–¿Durante su gestión se negaron licencias por maternidad a becarias?

–Fui inventora de las inexorables prórrogas de edad para entrar a las becas, el corrimiento de la edad que pasó de los 30 a los 33, lo mismo que las becas posdoctorales. El otro invento Barrancos que fue aceptado por el directorio es la prórroga por un año de los informes de investigación, que antes se les exigía a las parturientas en el mismo momento de dar a luz. En mi gestión no hubo negativas a otorgar licencias, están en pedo. A las chicas troskas no les alcanza nada. Incluso a varones se les otorgaron becas extraordinarias por enfermedad de sus hijos, el problema es que querían más prórrogas y eso no se puede. Sin ese charme tampoco vivimos, es la única oposición que tuvimos, los encendidos troskos.

–¿Cuál es su opinión sobre Lino Barañao?

–Ay no, me dije a mí misma que no puedo escrutar no inescrutable.

–¿Su promesa de campaña es refinanciar el Conicet?

–Sí, una de las cuestiones prioritarias de Ciencia y Técnica es volver a poner plata urgente, resolver la situación cadavérica del Conicet. Y desde el punto de vista de género, estoy por una nueva institución que se ubique en el medio entre el Poder Judicial y la sociedad civil para la atención ex ante de violencias, no como delitos de punición inexorable. Tiene que haber una intervención directa, no es el Poder Judicial ni los Observatorios. Es la comunidad participando sobre qué tipo de pedagogía se puede hacer en un barrio que hay denuncias. Esas denuncias judicializadas son un desastre. Tenemos que inventar algo, de la misma manera para el mercado laboral, que es donde más se violan los derechos de las mujeres. Además, voy a proponer una ley para que no sea necesaria la judicialización en las demandas de alimentos para los niños en los casos de padres separados. Tiene que haber retención en la fuente y dejarse de jorobar, no se puede judicializar un derecho de los chicos. Habrá que pensarlo bien, la ley de moroso alimentario no sirve.

–¿Qué tiene que pasar hasta octubre?

–Lo que pase será en la conciencia de la ciudadanía y de las mujeres acerca de los intereses averiados, la tragedia en varios países es que la gente vota contra sus intereses por pérdida de la percepción de los fenómenos que corresponden a la cuestión gubernamental. Es doloroso, pero también pasó en Brasil. Ahora están rebelándose. Por eso se juntaron tres millones de personas en la Marcha del Orgullo, ahí hay mucha gente que votó a Bolsonaro. Que la clase dominante vote contra sus intereses me importa poco, pero que las clases subalternas lo hagan es algo trágico. Éso es lo que espero cambie, que más allá de la carga diaria de las fake news espero que haya vertederos nocionalmente claros respecto de lo que hay que votar en este momento.

–¿Algunas feministas son las nuevas rockstars?

–Sí, somos un poco eso. Vieja como soy me sorprende, es excepcional la receptividad que tenemos, hay una malla entrañable de reconocimiento en esta temporada. No tengo redes, me dicen que tengo que tener un Twitter… La vibración es muy grande. Nunca pensamos que íbamos a llegar a esta masividad del feminismo, ése es el dato extraordinario de estos tiempos. Ahí estará la novedad electoral.

–¿Qué diría a las pibas a las que les dicen que están pasadas de rosca?

–Les digo que sigan en la insubordinación con valor, que persistan en esa conducta destemplada, que corren los telones del sentido común. La excepcionalidad son expresiones de márgenes, las canteras feministas no piden muerte al macho sino muerte al patriarcado, hay muchas mujeres patriarcalizadas. Los hombres tienen que estar en las marchas, quién es cis o no es cis, es absurdo. No es lo central, son los márgenes. El feminismo no es punitivista, debemos desentrañar bien porque cuando no hay justicia se instala una tendencia a la justicia por mano propia, tendremos que evitarlo. Pero hay cómo y con qué repensar también esto.

(foto Chaco día por día)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *