Contra los responsables políticos de la masacre de Avellaneda

0dc247c07eee71a72cf9409729fb3455_M[1]

A 12 años y dos meses de aquel 26 de junio, familiares y compañeros de Darío Santillán, junto a organismos de derechos humanos, organizaciones sociales y políticas, volvieron a salir a la calle. Esta vez para pedir que sea desarchivada la causa por las responsabilidades políticas de la Masacre de Avellaneda, y la justicia avance en el juicio y castigo a los responsables políticos e intelectuales por el asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán.

En una conferencia de prensa realizada en la estación Darío y Maxi (ex Avellaneda) Alberto Santillán, padre de Darío, expresó: “nunca hemos tenido respuesta por parte de la justicia, en estos 12 años hemos visto claramente la falta de voluntad política, la falta de voluntad de justicia, este pedido de desarchivo de la causa es un paso importante, porque también desnuda la incapacidad del Juez (Ariel) Lijo para investigar hasta las ultimas consecuencias”.

También estuvo presente Pablo Pimentel, de la (APDH Matanza), quien aseguró: “Nuestro trabajo ira encaminado hacia desenmascarar esas actitudes hipócritas, por las cuales hasta el día de la fecha no sabemos por qué ni cómo se ha determinado que se debía disciplinar a estos compañeros, nosotros vamos a trabajar en función de eso, para tratar de desenmascarar la actitud vil que han tenido estos gobernantes para con el pueblo”.

Y a su turno, Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga (desaparecido a manos de la policía en 2009), acompañó el reclamo: “La lucha y las vidas de Dario y Maxi no van a ser tiradas a la basura, estamos dispuestos a meter presos no solo a los autores materiales sino también a los responsables políticos de las causas”.

De la conferencia, también participaron Leonardo Santillán (hermano de Darío y militante del Frente Popular Darío Santillán), el artista Vicente Zito Lema y Enrique Cachito Fukman (ex detenido-desaparecido).

El Frente Popular Darío Santillán, en un comunicado, expresó: “A más de doce años de la Masacre que se llevó la vida de Darío y Maxi, denunciamos la impunidad con que el gobierno de Duhalde planificó y ejecutó la Masacre de Avellaneda el 26 de junio de 2002 se mantiene hoy ya que los responsables políticos de la represión, tanto del oficialismo como de la oposición, continúan en la arena política: Aníbal Fernández, Felipe Solá, Alfredo Atanasoff, Juan José Alvarez y tantos otros”

“A 12 años de iniciada la investigación judicial por las responsabilidades políticas, denunciamos al juez Ariel Lijo, quien hace dos años archivó la causa que debería investigar a los responsables intelectuales de la Masacre y que, no sólo no aportó ninguna medida de prueba, sino que además rechazó el pedido de la fiscalía de allanamiento del departamento central de la Policía Bonaerense, rechazó los cruces de llamadas entre funcionarios y autoridades de las fuerzas represivas. Su inoperancia, sumada a la falta de voluntad política de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner de avanzar en la causa, son una muestra clara de que hay una decisión política para que la justicia no toque a la clase política, situación que solo se torcerá con la movilización y reclamo popular”.

“En estos doce años logramos la condena a los autores materiales del homicidio de Darío y Maxi, el comisario Alfredo Fanchiotti y el cabo Alejandro Acosta. Los responsables políticos de la masacre y numerosos efectivos policiales que participaron de la brutal represión siguen sin ser investigados.Estamos convencidos de que con la lucha y la movilización popular alcanzaremos el juicio y castigo para todos los responsables de la masacre de Avellaneda.

“Darío y Maxi nos dejaron un ejemplo de lucha, experiencias que se multiplican a diario en nuestros barrios, en nuestros lugares de trabajo, en nuestros profesorados y universidades. Esa lucha también consiguió que hoy la estación de Avellaneda lleve el nombre de nuestros compañeros ‘Estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki’. Por eso seguiremos luchando”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *