Llegó el juicio a los presos de ATE Santa Cruz

omienza hoy en Río Gallegos, Santa Cruz, el juicio oral al que serán sometidos los cinco trabajadores de ATE Santa Cruz acusados por el incendio de un edificio público durante una protesta, en un proceso que fue denunciado como “armado sin pruebas”. Se trata de Alberto Arteaga, Ernesto Apendino, Juan José Vera, Diego Reyes y Patricia Benítez, todos ellos detenidos hace casi un año sin condena ni elemento alguno que fundamente que les hayan aplicado la prisión preventiva, porque ninguno intentó fugarse ni entorpeció la investigación. Lo que sí hicieron fue reclamar mejoras laborales y salariales, a mediados de octubre de 2013.

La única imputada que llega al banquillo con prisión domiciliaria es Patricia Benítez, quien comenzó a padecer una hernia umbilical tras su paso por la comisaría de la mujer, donde debía cargar baldes con agua porque en los baños no había.

Una delegación de organismos de derechos humanos, organizaciones sociales, sindicales y políticas viajará para apoyar a los trabajadores y exigir su inmediata libertad porque denuncian que se trata de un nuevo caso de criminalización de la protesta, ya que se encarcela a trabajadores que lo único que hicieron fue reclamar por mejores condiciones de trabajo y por un salario acorde a la canasta familiar.

Susana Ancarola, de ATE Sur, dijo que se trata de una “condena anticipada”, que expresó la preocupación de que los acusados “lleguen al juicio sin haber pasado por la excarcelación, que es un derecho constitucional, lo cual nos hace desconfiar de la parcialidad del Tribunal, una Justicia que para nada es independiente”, agregó. Según explicó la dirigente, están presos desde octubre del año pasado “por una causa armada en medio de una lucha por paritarias, cuando se produjo un incendio y estos compañeros quedaron inculpados, aunque algunos de ellos ni siquiera estaban en el lugar, por eso decimos que es un claro ejemplo de criminalización de la lucha”. A su criterio, este proceso debería terminar con la absolución dado que los únicos testigos son policías y varios tampoco estuvieron en el lugar del hecho”, según las imágenes de las propias cámaras de seguridad del lugar.

En una conferencia de prensa, la Central de Trabajadores (CTA) anunció que en la comitiva que llegará a Río Gallegos estarán Elía Espen y Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo, y el secretario general de ATE, Julio Fuentes. Serán parte de la delegación Luana Simioni del PTS, delegada de IOMA La Plata y Gloria Pagés, querellante en juicios de lesa humanidad e integrante del CeProDH, quienes junto a organismos del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia se harán presentes en los tribunales para acompañar a los trabajadores detenidos y a sus familiares. También llevarán el apoyo del diputado Nicolás del Caño (PTS/FIT) quien impulsó en el Congreso nacional un proyecto repudiando el “injusto encarcelamiento de los trabajadores y expresando toda su solidaridad con ellos y sus familias”. Esa iniciativa recibió el apoyo de representantes de siete bloques de la Cámara de Diputados, como Alcira Argumedo (UNEN), Claudio Lozano (UP), Victoria Donda (LDS), Graciela Villata (Frente Cívico de Córdoba), Oscar Martínez (MSP), Pablo López y Nestor Pitrola (PO-FIT).

Al respecto Del Caño declaró: “Los trabajadores de ATE Santa Cruz deben quedar libres, ya sufrieron la enorme injusticia de permanecer un año presos por reclamar un salario justo, ahora tienen que someterse a un juicio sin ninguna prueba en su contra, un ejemplo de cómo se criminaliza a los que luchan. Llevaremos adelante todas las iniciativas necesarias para lograr la absolución de los compañeros, un antecedente como este no lo podemos dejar pasar”.

Más detalles sobre los hechos, en esta entrevista a Norma Garrigue, madre de uno de los acusados.

http://www.atesantacruz.org/noticia.php?nota=1074