“Fue correcto llamar a votar en blanco”

Está bronceado pero no estuvo de vacaciones en la playa. Nicolás del Caño, ex diputado y ex candidato a presidente por el PTS-FIT, participó de diferentes protestas desde que comenzó el año, entre ellas las que fueron reprimidas como la de los mapuches en Chubut y la toma los gráficos en la planta de AGR en Pompeya. “Tenemos que profundizar lo que venimos haciendo, en Atlanta se vio una fuerza cada vez más potente para pararle la mano al Gobierno y a las patronales que vienen con el objetivo de avanzar con nuevos convenios flexibilizadores, con más ajuste, palos y represión”, dice sobre el acto del 19 de noviembre del PO, el PTS, IS y otras fuerzas. Como sucedió en 2015, Del Caño no descarta que este año vuelvan a competir internamente en las PASO. Aunque una encuesta lo posicionó con buenos números en la provincia de Buenos Aires, cree que es temprano para hablar de candidaturas.

–¿Cómo se prepara la izquierda para el año electoral?

–Hay que redoblar esfuerzos y estar en cada una de las luchas, va a ser un año conflictivo y la izquierda en la calle y en el Congreso ya marcó una oposición consecuente al Gobierno, por eso pensamos que podremos conquistar nuevas bancas, ya demostramos que estamos al servicio de denunciar los atropellos a las libertades democráticas, de la lucha de las mujeres, los estudiantes y los docentes, contra los despidos y por aumento de salarios. Ya empezamos con represión en el conflicto de AGR y en Esquel a la comunidad mapuche, brutalmente atacada. El desafío es convencer no sólo a quienes comparten nuestra perspectiva socialista y anticapitalista, sino a otros sectores que quizás no tengan coincidencia en todos los planteos del FIT pero quieren que estemos con más fuerza en el Congreso.

–¿El frente entre el MST y el Nuevo MAS podría restarles votos?

–No podemos especular con algo así ahora, el FIT ha nucleado a las principales fuerzas de la izquierda clasista y anticapitalista y lo demostramos en Atlanta, tenemos la apertura para todas las organizaciones que compartan nuestro programa. Pero los compañeros del MST tienen otra perspectiva al haber apoyado a la Sociedad Rural, a Luis Juez, que ahora está con Macri, a Pino Solanas, son parte de la centroizquierda.

–Sin embargo, ellos se definen clasistas y anticapitalistas.

–Es una cuestión que se ve en la práctica y en los planteos que ellos hacen, hay que ver qué tipo de alianzas políticas tienden a construir.

–¿La convivencia dentro del FIT sigue tensa?

–Ahora estamos todos juntos, jugados al triunfo de la lucha de los compañeros de AGR, después del acto unitario se fortaleció el Frente. Luego habrá discusiones cuando estemos más cerca de las elecciones sobre la posibilidad de tener candidaturas comunes en las PASO o no. Aún falta para ese debate, pero en la eventualidad de no llegar a coincidir, una competencia tampoco pondrá en riesgo la unidad programática del FIT.

–Ante la intensidad del ajuste macrista, ¿les siguen preguntando si no se arrepienten de haber llamado a votar en blanco?

–Hay gente que puede seguir preguntándoselo, pero hay mucha más gente que comprende que somos una fuerza socialista y no apoyamos candidatos como Daniel Scioli o Macri. Después hay otro sector importante que comprende que este año se vio a las claras cómo el Frente para la Victoria fue clave con sus votos en el Senado para garantizar las leyes de ajuste y entrega de Macri. Los sindicatos más mimados de CFK, como UPCN, abiertamente traicionaron la lucha de los estatales, sólo por nombrar uno. Y con eso se reafirma que nuestra postura fue correcta. (Miguel Ángel) Pichetto es hoy clave para la política macrista, y el bloque del FpV lo integran él y los que dicen que son cristinistas puros.

–¿Le siguen cuestionando haber dicho que Macri y Scioli eran lo mismo?

–Eso es una simplificación malintencionada de nuestro planteo, sostuvimos que lo que tenían en común, junto con Massa, era el núcleo de su política: la devaluación, el arreglo con los fondos buitre y los tarifazos. Todos planteaban una política de mano dura, sobre la baja de la edad de imputabilidad Scioli estaba a favor. Por supuesto que son alianzas políticas distintas, pero con un mismo planteo político.

–¿Por qué el FIT estuvo ausente del lanzamiento de la comisión investigadora en el Congreso por el atentado a la AMIA?

–Tal como sostiene Apemia, todo lo que tiene que ver con la AMIA debe ser abordado por una comisión investigadora independiente, encabezada por los familiares y los organismos de derechos humanos, pero independiente de los partidos que siendo gobierno garantizaron la impunidad. Esa sería la manera de tener más chances de llegar a la verdad y terminar con el encubrimiento.

–¿Objetan que al ser parlamentaria  estarán esos partidos?

–Claro, creemos que no puede ser restringida al ámbito parlamentario, las comisiones allí se arman por los partidos mayoritarios.


Test del veraneante

–¿Usa redes sociales?

–Sí, Facebook y Twitter. También Instagram pero desde hace poco. Tengo un Facebook personal, y hay una página para difundir la actividad política. Twitter lo usamos para polemizar en los debates del momento.

–¿Qué está leyendo?

–Una novela de Alfredo Varela, El río oscuro. Pienso seguir con La fuerza de los fuertes, de Jack London, que sacó el IPS, y con textos de economía.

–¿De autores trotskistas?

–No, de otros enfoques.

–¿Series preferidas?

–Me recomendaron The Killing, y hace poco vi El Marginal por Netflix, que no la había podido ver en la TV Pública, me pareció muy buena. Con mi compañera vemos policiales, como The Fall.

–¿Qué no puede faltar en su valija o bolso?

–El mate.

–¿Fernet o Campari?

–Fernet, soy cordobés.